viernes, enero 27, 2006

Alguien me debe treinta monedas

----------------(conviven en mí, en nosotros, Cesar y Bruto)


Porque sólo una frágil línea separa el día de la noche;
porque: regebe, baquelita, pliegos de papel por cortar y duermevela,
---------las ciudades se reparten a sus muertos
---------------(pigmentos de tiza negra)
----------y colocan una cruz sobre las tumbas
---------------mientras los «manguis»
------------vomitan huesos y despojos,
----y los adornan: coronas, flores de podredumbre;

porque son los dueños, los vilipendiadores, los dictaexcrementos,
-----------------quienes de codicia
--------------------y leche de gusano
------------------------se amamantan.
-----------------Y del fuego.
---------------------Del fuego.
----------------------Otra vez el fuego: las cavernas;

porque alguien me debe treinta monedas,
---------------y un árbol para ahorcar a mi sombra:
-----------------travestida de mí,
---------------------ciega,
-------------------negadora,
aterrorizada, grito.
-----------------------Y busco.
¿Dónde---dónde---puedo---poner---a---salvo
mi yo---conmigo---si---ha---cuajado---mi voz el horizonte?

«Entra en la catedral (gótica) cuando el sol sueñe el ocaso...»


indah

7 Comments:

Blogger jacinta said...

FASCINANTE!!! me has dejado sin palabras. qué bueno es visitarte y regocijarme en tu voz escrita. Muchas gracias por este momento...
:)

4:43 a. m.

 
Blogger Al fin solos said...

precioso, preciso...

11:30 a. m.

 
Blogger Víctor Manuel Ramos said...

César, Bruto, y Judás, ¿no? Qué distinta esta poesía otra tierna que leí de ti. Me gusta tu voz.


Ver mi Libro abierto.

2:38 p. m.

 
Blogger Carz said...

La traición es a veces necesaria para la salvación del Hombre ¿no? Al menos eso deben pensar los cristianos: sin la Traición de Judas no hubiera tenido lugar la Pasión de Cristo.
Quizás a veces sea necesario traicionarse a sí mismo para sufrir por ello y salvarse de lo que era uno hasta entonces.
No sé, es una divagación provocada por la lectura de tu precioso poema.

Un abrazo.

5:42 p. m.

 
Blogger Ruy Ventura said...

Muito interessante este texto.

9:29 a. m.

 
Blogger indah said...

Muchas gracias a todos. Como veréis por lo que he puesto hoy, y aunque lo escribí hace... no me acuerdo :) en fin era por la misma fecha, seguro, pues eso, que: oh shit!! tengo exámenes toda la semana que viene... y debo resistirme al impulso de intentar explicar "Alguien me debe treinta monedas". Pero prometo intentarlo :)

Ahora que lo pienso, ¡vaya suerte!, os libráis de la explicación :))

1:22 p. m.

 
Blogger indah said...

Cachis, que se me ha pasado:

Bienvenida a esta "libretilla", Al fin solos... caray, ¡cómo suena!

No te digo nada de lo que he leído tuyo porque lo he hecho muy deprisa y prefiero responder con cierto reposo -jolines, sin reposarlo, me ha encantado- En fin, chicos, no os lo perdáis :)

Querida Jacinta, que bien que te hayas pasado. Veo que Oli e Iñaki te dejan algo de tiempo libre :) Cariños para ambos de mi parte, ya sabes, a Oli dile que él es mi preferido :))

Víctor, gracias :) Sí, son muy diferentes, y aunque yo prefiero la ternura, son tantas las veces que no es posible reflejarla, o al menos no me es posible a mí. Bueno, me he quedado muy sorprendida, pero me alegra que te guste mi voz :)

Pues sí, Carz, tienes razón, pero ya sabes que no tengo tiempo de explicar "Alguien me debe... " ¡Me encantan tus divagaciones! :)

Ay, Ruy, cuanto siento no tener más tiempo en estos momentos. Leer en portugués me gusta, aunque muchas cosas no las entiendo, ya lo sabes, por eso necesito más tiempo para conseguir comprender lo más posible, pero me conozco, como empiece a leer... Bueno, ya queda menos y algo de tranquilidad tendré para pasearme por "Estrada do Alicerce", y disfrutar de tus artículos.


Si hay algo mal escrito, mis excusas...

1:45 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home