martes, noviembre 22, 2005

Mar en Tránsito


La fatiga e'sedersi senza forse notare
Cesar Pavese




Lo recorro hacia atrás por descubrirme en ti.

Del año no se sale sin más. No llamas, golpeando una mano de bronce, y dices: soy yo, abren la puerta y entras en otro año. No. Porque algo nuestro se queda poblando las estancias, los polvorientos mimbres, las terrazas de trigos y semillas desembradas.

Atiende, si sobreviene un latido de huesos, y un himno parecido al stábat resuena en rincones que nunca habías visto -has de mirar hondo, muy hondo: los alumbran mariposas de seda-, retornas y te hallas todavía allí, entre menhires, hiedras cuajadas de rocíos arcaicos y telarañas húmedas, a solas frente a ti misma.

Yo, aunque no quiera, vuelvo. Regreso igual que quien entona un salmo en el instante en que, como llamado, grito, voz de ¡quién va!, me doy la última vuelta y la cama, aún fría, sujeta firme mi costado derecho. Entonces entrecierro los párpados, y un temblor -arpa imposible- desconocido, bello, me anuncia que cruzo, que estoy cruzando. ¿Hacia dónde?, ¿hacia dónde? Hacia ti, siempre hacia ti: tu rumbo está marcado en el mapa de mis espacios mágicos. Y porque temo, la oscuridad se torna urgencia, plegaria, ¿qué harías si al traspasar este vacío, sola, una saliva áspera, un ámago, acuchillándome, le devuelve a la tierra lo que siempre fue suyo?

Debo salir sin hacerme notar, me digo; adentrarme sin miedo, atravesar, sin miedo, corales, dólmenes gigantescos y súbitas corrientes; confiar, creer que me esperas aunque no sean éstos los mares que antaño navegaron mis versos (piratas abordando emociones). Porque tú vives detrás de cada letra: eres su rosa de los vientos, sus cuatro puntos cardinales, el anverso y reverso de sus significados. Y cuando se hundan en la luz los navíos del fin del mundo, y el horizonte sea una cinta de humo, y al aire, amarillo, lo enrojezcan graznidos de gaviotas, y me beses, renovada mi voz: campana, espuma, faro; asombrada por el atardecer y su dorado de miniatura antigua, sabré que -aún circular- he llegado. Sí. Porque tú eres quien borra los signos de esta noche que nace y se desnace, para que vea cómo florecen en mis manos alcancías azules que guardan los días que no se pueden abrir.

Aquellos días.

Mas mientras llego y agoniza, duodécimo dolor, el año, y lo recorro (hacia atrás por descubrirme en ti), tu mar en tránsito, sus enaguas azules y sus puntillas albas, son sudario para mis versos. Perfectísimo luto.


indah

10 Comments:

Blogger reuben said...

Lindo, muy lindo.
A lo mejor esas puertas, algunas más chiquitas y otras más grandes, van quedando abiertas, y las cosas se llenan un poco de polvo y se apaga la luz, pero están ahí.

8:22 p. m.

 
Anonymous felipe said...

...no sean éstos los mares que antaño navegaron mis versos (piratas abordando emociones).

que más decir!!!!

6:17 p. m.

 
Blogger Mar said...

"confiar, creer que me esperas aunque no sean éstos los mares que antaño navegaron mis versos (piratas abordando emociones)"

Remarco lo mismo que Felipe. Impresionante. Y también esto:

"Porque tú eres quien borra los signos de esta noche que nace y se desnace, para que vea cómo florecen en mis manos alcancías azules que guardan los días que no se pueden abrir."

Y seguiría remarcando una y otra vez cada palabra tuya que me hace enmudecer. Qué bien te sienta la gripe, guajina.

"achunq" esta es la palabra misteriosa... y besos.

5:32 p. m.

 
Blogger canelo said...

Simplemente precioso.
Me quedo con:
Porque tú vives detrás de cada letra: eres su rosa de los vientos, sus cuatro puntos cardinales, el anverso y reverso de sus significados

reuben, si las puertas esan abiertas siempre entra algo de luz ;)

1:34 a. m.

 
Blogger Joshua Naraim said...

Sin desperdicio,Indah.

¡Cuántas cosas has removido con tus palabras!¡Cuántos ecos!
Me sacas del silencio y de la niebla que me invaden para celebrar tu talento, para recrearme en tus versos, para aplaudir tu magia.

En las noches de soledad e insomnio, cuando el silencio es una daga, tu voz enlatada lo desarma, contándome "tu secreto", que:

"...poesía y palabra,
dueñas del país de tu Nunca Jamás, me impiden naufragar,
y me cuentan que ser feliz
es
algo muy sencillo: es vivir;"

y que

".../...
es,
esperar que la noche coloque
la luz
en donde debe,
las sombras donde debe,
y el amor...
en su sitio."

Gracias por estar ahí, y seguir asomandote a mi ventana a pesar de las ausencias.

1:03 p. m.

 
Anonymous La LUZ said...

TODO ESTO ME PARECE MUY "PATETICO"
NENA!!!!
VOS TE DROGAS??? O ESTO ES SOLO POR NATURALEZA?????

9:14 p. m.

 
Blogger UMA said...

Y yo paso y paso...
solamente me sale la palabra 'bello'y un sinfìn de sinònimos:)

Me ha encantado, In.
Un abrazo y ayy que apareciò mi alto Mago de vuelta:)
Besazos a ambos!

11:58 p. m.

 
Blogger Thalasos said...

El subidón de temperatura de la instrucción ¿8? Te devolvió en esencia.
Puro White Musk, almizcle blanco, la esencia del perfume.
Volveré a leerlo.
Para aprender a expresar. Que nunca fué lo mismo que escribir.
Saludos.

11:41 p. m.

 
Blogger UMA said...

Paso a ver còmo estàs, In, que marche todo bien.
Te dejo un abrazo.
Se te extraña:)
Besazos.

2:50 p. m.

 
Blogger indah said...

Caray. Sin palabras me he quedado. Bueno, con las justa :)

No sé si habréis leído por arriba (o por abajo, no sé) que -aún- me tienen un poco secuestrada la maquinita. Espero que mañana levante la prohibición y pueda estar más tiempo. La verdad es estoy deseando, puff. Bueno, pasará y podré hacer lo que hago siempre y leer vuestras "libretillas" como acostumbro a hacer.

¡Cachis! Justo a tiempo para poder daros las gracias.

Gracias a todos :))

8:37 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home