sábado, octubre 01, 2005

Pufff...

Cachis, cachis, cachis. No sé si envidiar más a Antonio Requeni, o a quien le inspiró este verso:

Te quiero con temblor de lentos ríos


Dios mío, qué tarde me está dando. No consigo sacármelo de la cabeza, ni consigo dejar de pensar en por qué no se me habrá ocurrido a mí. Sí, desde luego que sí, todo es susceptible de empeorar, así que.., gracias, muchas, pero no me ayudéis: conozco perfectamente la respuesta :))

Ay, jolines.

pufff...
pufff......
pufff........


1 Comments:

Blogger Poliédrica said...

Te comprendo, es un sentimiento propio del que escribe. Hay frases que consiguen desbordarnos por su maestría, así que es inevitable sentir esa punzada de pasión que demuestra regocijo y envidia a partes iguales... Eso siempre pasa, pero piensa que la cadena se despliega más allá de nuestra imaginación: seguro que hay personas que al leer tus escritos sienten lo mismo, y no lo digo por amabilidad, es una ciencia exacta :)

Pd. Me gusta eso de "No sé si envidiar más a Antonio Requeni, o a quien le inspiró este verso".
Ciertamente...

8:10 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home