viernes, septiembre 30, 2005

Revérsico

Es mía esa parte de ti, ladera-corazón-abajo que sembré de alegrías
y violetas, no te confíes:
le han puesto precio mis ojos a tus ojos,
a tus manos posesión preciada, y a tus besos un cartel que reza
en letras luminosas: prohibidos, están todos prohibidos.

Mis versos mercenarios, si es preciso, secuestrarán las huellas de tus huellas,
no te confíes:
voy a escribir con Símbolos Argánicos
una fecha: la exacta; una hora: la exacta,
un momento: el exacto,
y con mis propias uñas tatuaré en tu cuerpo imágenes posibles e imposibles.

Después, me tomarán el pulso revérsico simétrico inconcluso y me declararán muerta;
no te confíes:
aunque te digan que no existo,
aunque te digan: murió, un poema que no supo escribir envenenó su sangre.

No, no te confíes.
Porque la conjunción de espigas y de verdes destinados a velar mi cuerpo,
y la luz del umbral: «su ser de malva»,
sin saber cómo, se han perdido entre los ocres,
dorados y amarillos, de un ramo recién nacido de mimosas.

No te confíes, amor.
No te confíes.

indah

1 Comments:

Blogger UMA said...

Waw, Indah! què fuerza!, asì me encanta verte y mucho;)
Sin palabras, si, esta vez me voy con una sonrisa asì de graaande, me ha encantado!!
Besazos abrazosos, bien vos ahì, y el poderoso 'no te confìes' requete waw.
Nos estamos viendo, guajina.

1:33 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home