miércoles, octubre 05, 2005

Los días, las noches.

Desde hace algún tiempo he recuperado un antiguo deseo: que llegue la noche. Y es que, hace varias semanas, recibí una llamada de teléfono de alguien a quien no conozco; lo más sorprendente es que, al parecer, el hombre que llama tampoco sabe quién es.

Cuando descuelgo, tras mi «dígame», indefectiblemente escucho la misma frase: señorita –silencio- lamento molestarle, aunque usted no me crea estoy seguro de que no soy yo, al menos ése que yo creo ser, quien llama.

Me quedé tan sorprendida que tardé unos segundos en cortar la comunicación. A la mañana siguiente no sonreí al recordarlo, ni se me ocurrió pensar en una broma. Algo en su voz, qué sé yo, me hizo presentir que era él quien, urgentemente, necesitaba oírse afirmarlo. Y ahí, pensé, acabaría esta historia pero, desde aquel día su llamada se repite y se repite. Poco antes de la media noche suena mi teléfono y vuelvo a escucharle repetir las mismas palabras. Yo guardo silencio, nunca digo nada.

Hace dos semanas me sorprendió con un cambio en su monólogo; tras esos instantes de silencio que yo guardo, escuché su voz deseándome buenas noches. Desde entonces.., cuántas veces me he tenido que contener para no desearle lo mismo. Temo que si algún día le respondo, ya no podré evitarlo y le preguntaré quién no es, y quién cree que es. Y lo malo es que, si me lo dice, tendré que confirmarle que no le conozco, y entonces dejará de llamarme. No quiero que eso ocurra. Hacía tanto tiempo que nadie se preocupaba por mí ni me daba las buenas noches. No, no quiero que ocurra. Saber que ese hombre, sea quien sea, seguirá haciéndolo mientras yo sea capaz únicamente de sonreír al escuchar su voz, y de dominar mi curiosidad, me ha devuelto la necesidad de que amanezca, para que pueda cumplirse cada día un antiguo deseo: que llegue la noche.


indah

3 Comments:

Blogger UMA said...

Vaya 'surrealismo' encuentro hoy en tu escrito (la noche siempre es amiga de los solos aunque no suene el telèfono) què cautelosa eres, nunca hubiese pensado que a la pregunta de quièn no es o cree que es, alguien descolgarìa...me estoy resultando muy atrevida e impulsiva...lo pensarè:)
Por lo pronto: Buenas noches, In.
Y que siempre llegue la noche:)

11:43 p. m.

 
Blogger canelo said...

Hola indah
Llevaba dos meses sin leerte y el relato de hoy me ha dejado con la boca abierta.
¿Cómo aguanstas la tentación de preguntar, de avanzar en esa relación unidireccional?

BUENAS NOCHES

uma, que siempre lelgue la noche ... del día siguiente, entre medias habrá un día

12:03 a. m.

 
Blogger angel said...

Inquietante, todo. Y con la viva ansiedad de que la noche, en un instante, silabee y sea....

2:43 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home