viernes, octubre 07, 2005

La venus.

(Siempre estuvo dedicado a Mar,
porque así la percibo yo)




Blanca como el más blanco de los mármoles, perfectas proporciones, ojos imperturbables que contemplan el paso del tiempo bajo sus párpados entrecerrados. Sus formas exquisitas, suaves y redondas, dulcifican las aristas del ropaje que, después de tantos siglos, aún se afana en cubrir tan bello cuerpo. Y se estremece, aunque su imagen nos hable de inmutabilidad, aunque sea un reflejo de mujer detenido en el tiempo que los espejos de piedra guardan en sus profundidades.

Se estremece su cuerpo de mármol privado del cincel y de la mano que le diera vida. Por ello, cada madrugada, se escuchan en el aire los suspiros que escapan de su labios de piedra. Envidia La Venus las puras y delicadas formas de las piedrecitas recogidas en la orilla del río. Y ansía. Ansía la caricia, la paciencia de las aguas, su amoroso, incansable y constante tallado.

Sueña, ella que es estatua, con ser guijarro.



indah

3 Comments:

Blogger Thalasos said...

Escribes tan bien, página inmarcesible donde las haya. ¡Ah! Que te regalo la palabra. De nada.
Indah, alguno de los links de la página llevan a otro sitio. Supongo que ya lo sabes, claro.
Feliz fin de semana, feliz noche.

10:16 p. m.

 
Blogger indah said...

¿Me la regalas? joooooooo, gracias. No me llamo Rosario, pero que me regalen palabrillas (¿Has leído a Pedro Salinas? Es, con Quevedo unos de mi poetas preferido, y su rosa inmarcesible... también :)) Pero nunca me la habían regalado, gracias Thalasos :) ¡¡ya es mía!!) Mañana, llego tarde ya, pufff, pufff, pufff, intentaré explicarme, incluso a mí porque narices sale El País cuando algún enlace no está bien... creo que ya lo he arreglado, jobar, me paso la vida arreglando desaguisados. ¡Ay!, qué tristeza, sin dote, sin cualidades para la cocina, sin ná... Bueno, mañana hablare de Pablo, y trataré de hablar bien de él :)), Sólo he dicho que trataré, últimamente parece algo desmandado, ¿ein? No importa, contaré cuánto me reí con sus primeras andanzas. Lo del parche en el pantalón creo que no lo he superado aún :)))) Por Dios, qué risas...

¡Eso! xeqjqq (lo de cucu, está bien :)))

10:50 p. m.

 
Blogger Mar said...

Querida niña Blanca. Cuando hace tiempo me dedicaste esta preciosidad me emocioné mucho, no corrían buenos tiempos. Ahora las aguas se han calmado y, no sin que yo haya levantado diques y muros de contención, poco a poco han vuelto a su cauce. Pero me vuelvo a emocionar al leerlo, me emociono cada vez que lo busco entre mis tesoros y me vuelvo a emoionar hoy, cuando veo que tú lo has puesto en tu libretilla.
Gracias siempre, por todo.
:***************

10:45 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home