jueves, agosto 25, 2005

(©)Costumbrismo sentimental



Como al mar, se me va cayendo encima la mañana
y, entre mis pestañas,
un revuelo de vida sobre el mármol, perdurable a los ojos,
(busco tu voz en la profundidad de un pozo: sus pupilas)
se abre una ventana a la esperanza,
colmada de incertidumbres, de secretos.

Hay un silencio religioso en el aire: San Tirso, San Isidoro, San Benito,
casi sacramental. Y, en el aire, asustándola,
el «aullido» del último juglar rasga el etéreo mástil de la luna;
me fumo un pitillo viendo como se aleja,
distante como el cielo, con su vela de nube, y ofendida;

en una esquina, cerca —reacia la luz, y ambigua—
niño y gato se miran, quietos los dos, se miran
(creo que se comprenden).
Hay un recogimiento hacia el vacío bajo los soportales
—el ocre describiéndome los arcos—
y persisten los vínculos del sueño, caminan a mi lado,
como en Porlier, «El Viajero» de Urculo,
persiste en su espejismo:

lo efímero violando un eterno de Catedral-Basílica, y torre, o lo efímero violado por lo eterno, en el lienzo sobre un improvisado caballete; observo, y algo, la rosa o las espinas, me lo recuerdan: «Podría transformarme en persona grande e interesarme sólo por las cifras.»

—¿Te gusta?— pregunta (y hasta parece que le interesa mi respuesta)
—Sí, pero, por favor, ¿podrías pintarme «untequiero»?
No se sorprende, asiente.
—¿Y no temes que se lo coma el cordero?
Sonrío, los dos sabemos que los corderos
no comen ni «Baobabs», ni «tequieros».

Veo la alquimia de la luz desde sus manos,
y un paraíso estrecho (de planeta marino)
por el que, lenta, acostumbradamente
—el horizonte extendiéndose— navegan dos pinceles,
y un silencio inaprehensible de elefantes-boa,
que me absuelve:

«—¿Oyes? —dijo el principito—. Hemos despertado al pozo y canta.»



indah

6 Comments:

Blogger UMA said...

Habìa leìdo tu costumbrismo sentimental;) ya sabes que ando googleando siempre, nè.;))

Como siempre sos capaz de enredarme en ese oleaje, llevarme y estamparme en los acantilados y asì enredada de nuevo me integro al mar, muy bueno lo tuyo, Indah, admirable.
Un abrazo
Te veo, y releo.

8:14 p. m.

 
Blogger reuben said...

Creo que pude acercarme a ese momento casi infantil, de religiosidad, de silencio (no quiero tratar de rozarlo yo con palabras, las palabras pueden ser elefantes-boa). La forma en que lo bordeaste, creo que merece leerse y releerse.
Saludos.

8:42 p. m.

 
Blogger moody said...

yo casi me quedo con mi vaca!!!!

10:53 p. m.

 
Blogger indah said...

Sí, ya me lo imagino. Pero me apetecía que estuviese aquí. Curiosamente es un ¿poema? bueno, un lo que sea, producto de una impresión, lo que cuento es cierto, exceptuando que ya no fumo, podría repetiría palabra por palabra lo dicho, si el pintor -seguro que ya es famoso- volviera a estar donde estaba :) Por eso se titula así. Un amigo que es quien corrige, ahora menos porque escribo menos, mis textos, puso nombre y estilo a lo que escribo: Costumbrismo sentimental. A mí me gustó mucho, por eso tiene el registro porque es idea suya, claro :) Y creo que tiene razón, costumbrismo sentimental, ni siquiera poesía de sentimiento..., como la de Uceda o Teresa Núñez; no señor, no, lo mío es puro costumbrismo (sentimental :))

Gracias, uma, hoy te enseñaré otra palabrilla de mi tierra, guajina:

guaje --> chico (dependiendo del tono puede ser aceptado como una manera cariñosa de llamarte, pero recuerda que depende del tono, porque también puede sentirse de forma insultante :))
guaja --> chica
guajín/na --> forma coloquial y en este caso sin ninguna duda, cariñosa.
Ser capaz de enredarte en el oleaje, y así, enredada reintegrate a tu mar, es algo muy hermoso para mí, uma. Gracias.

9:05 p. m.

 
Blogger indah said...

Qué razón tienes, reuben, las palabras pueden ser elefantes-boa. Pueden herir profundamente, o pueden servir para escribir historias tan bellas como la que escribió Antoine de Saint-Exupéry: El principito. No solo la leo con frecuencia, sino que la regalo siempre que puedo. No todo el mundo entiende el regalo, pero... hay quien sí lo hace, y lo agradece mucho.

Gracias por acercarte a ese momento, por entenderlo: tiene mucho de lo que has dicho. Y por decirlo. Muchas gracias

9:11 p. m.

 
Blogger indah said...

moody, me va a obligar usted a que lo trate de usted; ¿cómo puede decirme que casi prefiere su vaca si pensaba venderla a los de Puleva? :)) Pero, pero, pero .... ¡pero qué malvado! Pobre vaca. Pobre, sacarla de sus praos para que la lleven a una "solución vhacacional" donde no verá el horizonte, ni sus montañas, ni sus cielos, ni siquiera a mí.

9:16 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home