sábado, agosto 27, 2005

Con permiso I

A Belén Reyes



Hay algo que no cuadra en estos versos
aquí quito una coma aquí la pongo,
y se me embala el poema.
Pulso 'undo' y, desde ese momento,
no riman los besos con los versos
los cielos con los besos ni los vientos
los mares con los panes,
ni los peces con las quinientas veces
que he puesto y he quitado
esta maldita coma.

Y como ya no riman
ni cielo beso espeso
ni verso beso viento
ni verso terso tiempo,
pienso
que, como Belén Reyes,
yo quiero tener «un corazón de tetrabrick»,
un abrefácil, y una boca carmín
que diga todo lo que le dé la gana
-incluso hasta imitarla-
y no porque encuentre facilidad en sus poemas
sino por esa forma de decir, escueta y clara
y por el rojo que casi ciega de su página.

No sé si son buenos o malos,
(buenos, creo)
no juzgo más allá de lo que (más o menos)
me dicen sus palabras:
la vida es una mierda, haz que trabajas,
enciende tu PC, lee tu correo,
lee todas las versiones digitales de la prensa
y léete la cartilla interna;
piérdete en algún sitio pero reza
para que la factura de la luz
no sea de Hidroeléctrica.

En fin, que como ella:
«Me levanto del nicho de mi cama.
Me suelto los versos por la espalda.
Inyecto en mis venas tu mirada».
y me pregunto,
«qué voy a hacer sin mí cuando te vayas».

Pues bien, en tanto llega ese momento,
que se fastidie “el Windows”,
le he puesto un fondo agresivo -*muy, muy rojo*-
y en una esquina,
lo mismo que ella dice de su página:
«Está en construcción, (como yo)».

Gracias Belén, me has alegrado la mañana.

indah
05/2002

6 Comments:

Blogger UMA said...

Una vez leìa que la poesìa es como una cajita de mùsica, que en vez de tener mùsica, tenìa palabras...y creo que sì, eso me pasa cuando leo (te leo) las palabras se las lleva el viento pero lo que queda despuès de cerrar una "libretilla" o un libro de poesìa... la mùsica sigue resonando y dando vueltas en mil direcciones desde lo que uno es.
Ahì hallo la grandeza de quienes pueden hacer cosas maravillosas con las palabras.
Pero aunque suene cursi, tambièn se halla poesìa en las cosas de la vida, cuando miramos o degustamos un paisaje y en esa inmensa soledad se entretejen en uno palabras que se hacen mùsica, asì como las no rimas a veces.

No puedo opinar sobre poesìa, ni de poetas ("muchos pueden hacer excelentes novelas y ningùn verso")
lo que queda es lo importante y como dice una amiga: la poesìa es para quien la escucha...
Gracias, guajina;))
y te dedico un Haiku:
"Tarde gris de lluvia.
Yo empapada
mùsica del alma"
Un abrazo;)

6:47 p. m.

 
Blogger jacinta said...

yo pienso más o menos como uma; hace unos años atrás iba a un taller literario y mi profesor siempre nos decía que nunca íbamos a terminar de tocar y retocar y super retocar nuestros poemas hasta que el editor nos lo sacara para publicarlo.
la disconformidad siempre va a estar porque así somos. y es mejor ser uno mismo que repetirse en otro.
de todos modos la escritura, ya lo dijo un grande, es 90 % transpiración y 10 % inspiración.
un beso...
:)

2:00 a. m.

 
Blogger Carz said...

Hola indah,

Gracias por todo. Sigues descubriéndome nuevos caminos. Recuerdo un "con permiso..." que me impresionó. Éste también. Y al igual que Teresa Núñez, Belén Reyes me parece formidable.

Saludos "pre"
Carz

2:16 a. m.

 
Blogger indah said...

Muchas gracias, uma. Es cierto, si no fuéramos capaces de encontrar la poesía que nace, crece y, seguramente, muere a nuestro alrededor, casi me atrevería a decir que algo no anda bien dentro de nosotros. Y tu amiga tiene mucha razón: la poesía es para quien la escucha.

Precioso y melancólico el haikú que me dedicas y que no te imaginas cuánto te agradezco, porque es una composición muy difícil, al menos a mí me lo parece. De hecho creo podría 'magarle'una fotografía y... no, mejor lo pongo aquí. Cualquier otro día, cuando sea yo quien haga la foto lo pongo en la libretilla:


Catedral de Oviedo

Aletargada
decoras los silencios:
los siglos pasan.

1:12 p. m.

 
Blogger indah said...

Hola Jacinta :) Sí, creo que tu profesor del taller tenía razón, por eso hay que ponerse -como en pintura- un límite; pasado ese límite tanto la poesía, el relato o la pintura, acaban 'sucios' pierden su frescura bajo capas y más capas de óleos o de palabrillas.

Y así es, 10 % de inspiración, el resto...

Gracias por comentar, né. Cariños a Oli y una caricia para Iñaki o Mía :)) Descansa, acuérdate que has de hacer reposo...

1:16 p. m.

 
Blogger indah said...

Yo soy, carz, quien ha de dar las gracias :) Belén Reyes era, imagino que sigue siéndolo (pues ese Con permiso era de hace tres años) una poeta que a mí me entusiasma. Aún hay otro poema de una serie que hice, en el que utilizo también alguna frase suya, pero ése, bueno, es durillo, me temo :) Pertenece a un 'librillo' (algún día imagino que poemario) que se llama: "Yo quiero ser como ellas", imagínate, pufff...

Teresa es magnífica; aunque son completamente diferentes. La poesía de Teresa Núñez es la denominada "poesía de sentimiento" (creo que así la denomino ella :)). Tuve la inmensa suerte de conocerla y pasar una tarde intensa, agradable y muy, muy, muy divertida en el café Gijón, con ella. Fue encantadora conmigo.
Encantadora.

1:27 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home