miércoles, agosto 03, 2005

Absolución






Entre la tierra y el cielo hay un estado de dolor
que perfecciona los recuerdos.

Y porque todo acontece cuando se busca más allá de lo finito
profesé la soledad -todos los rumbos eran ninguno-
y el miedo: ese miedo a sentirse de más
(como acudir cuando nadie te llama),
pero sus ojos de cristal reflejaron -inocente- mi rostro de niña,
y fui absuelta por sus almas
de papie maché y agua


indah

1 Comments:

Blogger Carz said...

Enohorabuena indah,
me ha gustado mucho... y sigues tirando de mi.

Cuídate ese dedo, pero no dejes de escribir..

Un abrazo

5:45 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home