domingo, julio 24, 2005

Llueve







Amanecí,
-quizá también amaneciera en el resto del mundo-
y llueve:
tap tap tap.
Tap.

Después de dejar mi último sueño
colgado de tus dedos,
cierro los ojos,
y me arropo en el hueco
de tu mano,
en el que no cabe otra cosa
que mi esencia dormida.

Y amaneciste tú. Quizá
-o sin quizá-
hubo otro intento
precedido
por ruidos cotidianos
y aroma de café
y de tostadas,
mientras, sobre la almohada,
tu pensamiento,
dibuja una por una
las sombras de mi pelo.

Toc toc toc;
Toc,
llama la lluvia en la ventana.

-¿Será que hace mucho frío afuera y quiere entrar?

Yo asiento,
y cómo no habría de asentir,
con lo que a mí me gustan
tus cuentos para niños.

-Entonces -te digo-, ve a abrir.

-Pero ... ¿y si no es la lluvia
quien quiere entra
sino un viejo ogro gruñón
que a cada paso,
con sus enormes botas rojas,
camina siete leguas?

¡Tan grande como eres- pienso-,
y tan cuentista!

-Pues entonces -te digo muy bajito-,
¡que se moje!

Descuelgo de tus dedos
mi último sueño
y mi disfraz de luna,
para así,
de esa manera,
volver a amanecer
-otra vez- entre tus brazos.


indah

2 Comments:

Blogger UMA said...

No amanecìa en el resto del mundo, o sì...sentì el golpeteo de las gotas...incomparable."Descuelgo de tus dedos
mi último sueño
y mi disfraz de luna,
para así,
de esa manera,
volver a amanecer
-otra vez- entre tus brazos"
Ya huelo las tostadas y el cafè...recuèstate entre sus brazos!ignorando hasta que llueve.

4:06 p. m.

 
Blogger wallyzz said...

Llueve y amanece aqui tambien, todo esta inundado y va a seguir lloviendo, es hora de partir y no volver....
gracias por visitarme

7:17 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home