jueves, julio 21, 2005

Nada



(A Mar y su Habitada de Penumbras)








En la verdad (de la magia) respiran las palabras,
se entretejen,
celulosa de tinta, garra hormiga.
Y porque nadie está, no hay nadie:

sólo tú, sólo yo; y es que no tenemos nada más que lo que somos,
y el amor que serena y vuelve en sí.
Y la palabra.

¿Para qué más?

O sí. Quizá un Opus Treinta y tres
que no aplace los rumbos, los retornos;
y un estremecimiento de luna y organdí entre los dedos
(y la nieve suspendida entre las musarañas)
para sobrevivir sosegados en lo único nuestro:
nuestro aliento. Aunque naufrague.


indah

1 Comments:

Blogger Mar said...

Y aquí, ¿que puedo decir?

Incluso habla por si sóla la imagen que has escogido.
Sólo tú sabes interpretar mis silencios y ahora son aullidos.
En otro momento versionaría (de mala manera) tu poema, ahora no puedo. Pero lo guardo en mi corazón...

¡Jo, me has hecho llorar!!!

T.q.m.

1:50 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home