martes, julio 05, 2005

Acudiré

Llueve tu amor mojando mi memoria,...
V. Aleixandre



Acudiré, tenlo por cierto, a la próxima vida en que me aguardes;
iré (te dije que no me gusta nada despedirme) si fuera necesario
siguiendo antiguas ruta, mares, caminos, ríos.
Iré más allá; incluso más allá del silencio total que nos rodea.
Y despacio (despacio, muy despacio, como un beso)
levantaré una por una las matriuskas, tantas como hagan falta,
hasta encontrar entre sus caras mi sonrisa, y dentro, un mundo en miniatura
en el que la distancia no se mida en kilómetros ni metros.

Acudiré a la próxima vida en que me aguardes, quizá sea más tarde,
después de que la tierra arrope solícita mi cuerpo,
y en el tacto salobre del negro y el vacío (despacio, como un beso)
me rebose el corazón y el alma de tu ausencia.
Acudiré, y tú sabrás quién soy sin duda alguna,
cuando me veas despertando (despacio, despacio, muy despacio)
de un sueño del que se recuerda hasta el más mínimo detalle.

Acudiré. A deletreártelo entonces, despacio, como un beso,
porque ahora llueve: «llueve tu amor mojando mi memoria»,
y temo que, por no ahogarla, deba abrirle camino hacia mis ojos.

Pero promete que has de esperarme; prométemelo amor, que tengo miedo,
no vaya despertarme (sin tu beso) perdida en el olvido
-igual que esas palabra que yo jamás recuerdo-
y mis lágrimas tenga de nuevo que llorar las mismas lágrimas,
y te busque (despacio como un beso) en el desconocido abrazo de cualquiera.




indah

4 Comments:

Blogger Joshua Naraim said...

A veces cuanto te leo, Indah, se me pone la piel tibia. Como diría Alfonsina:" Estas circulando por mis venas. Yo te siento deslizar pausadamente. Apoyo los dedos en las arterias de las sienes, del cuello, de los puños, para palparte."

Ahora necesito del silencio, para embriagarme en todos los aromas que emanan de ti y se desprenden, y soñar en la magia del espejo que refleja en mi cara tu sonrisa.

11:47 p. m.

 
Blogger UMA said...

Raramente, me encuentro hermanada a vos en este texto, profundamente arraigado en una tristeza, en un anhelo...Admiro la facilidad que tienes para arrancar del alma tan bellos versos...Emanas, con suaves palabras, un dulzor eterno, tienes un don para llevarme dentro, muy adentro.Un abrazo.

1:03 a. m.

 
Blogger UMA said...

;)Agregaste miMardel a tu lista de "amigos" es realmente un honor!Gracias Indah!

2:01 a. m.

 
Blogger Mar said...

Repican tus pesares como lamentos de campana llamando a funerales. Aúllan
estridentes los fantasmas que recorren los ritos en la bóveda celeste.
En las noches de rábidos insomnios buscas esos demonios que tragaste
compulsiva.

Son columnas y columnas de cuerpos siderales vestidos de soldados infinitos
que escalan las mareas
mientras tus verdades tañen como lamentos de campana.

Son hemorrágicas descargas que expulsan el deseo
mientras todas tus ternuras se condensan en tus válvulas y venas dilatadas,
y se quiebran entre lamentos de campana.

Son, con todo, tus repulsas
por las lluvias en el alma de tus llantos,
tus deseos omitidos,
los anhelos retenidos,
que, como lamentos de campana,
son el abrazo de lo desconocido
y sólo esperas que llegue (despacio como un beso)
la dulce lluvia del amor.
---
Mar :***

11:35 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home