viernes, septiembre 02, 2005

... en cuanto caen cuatro gotas.

Las tragedias, las naturales, ésas contra las que nada se puede hacer, me horrorizan. También, aunque mucho menos, que los telediarios de las diversas cadenas, y la prensa escrita, incluso la virtual, se eternicen poniendo imágenes de ellas, sean naturales o no.

Por suerte, Internet se muestra como un instrumento fantástico en estos casos: incluso aun cuando muchas web’s de Nueva Orleáns caían víctimas de ‘Katrina’, los blog’s se han volcado en dar noticias de unos a otros, y hay web dedicadas exclusivamente a N.O, como http://neworleans.metblogs.com/, en la que unos escriben dando noticias y otros escriben pidiendo noticias de amigos y familiares.

Hasta ahí, nada que objetar salvo cuánto me horrorizan las tragedias, y que en esta ocasión, en algunos momentos, leyendo o escuchando las noticias he tenido la sensación de que hay –dentro del pesar, por supuesto- ciertos matices que no quiero calificar de alegría ni de la manifestación de un ¡por fin! (por fin el gobierno de EEUU, desbordado por las circunstancias, demuestra que no es la potencia que todos pensábamos que era, incluidos ellos); mientras tanto, el señor Moratinos emplea todas sus energías y todas sus influencias para rescatar a una compatriota nuestra -y a su familia-, Dios los proteja a todos, españoles o no, miembro del Parlamento catalán (naturalmente ser miembro del Parlamento catalán no impide que obvies las advertencias que te hacen y decidas libremente seguir de vacaciones; iba a escribir ¡hay que fastidiarse!, pero no lo haré) el señor Moratinos, tiene experiencia en rescatar además de a familiares suyos, a los ciudadanos españoles que él considere dignos de rescate. Desde luego que no pongo en duda que para él todos los españoles somos dignos de que se nos rescate, pero no sé si me gustaría comprobar en mis propias carnes que, pese a lo que decía mi güeli, no soy una joya, y no valgo para el señor Ministro, y quizá para nadie, cien veces más que mi peso en oro, ni siquiera en plata, ni siquiera en hojalata.

Entre tanto, nos muestran imágenes de tiroteos, explosiones, nos cuentan la oscuridad y los saqueos. Yo saquearía lo que fuera si mis familia tuviera hambre y sed, pero no sé qué sentido tiene saquear una tienda de muebles o de electrodomésticos, o, o, o, salvo que se sea un mangante.

Y mangantes y vándalos (véase lo ocurrido en Palencia) hay en todas partes. Y no necesitan un huracán: aparecen como las setas en otoño.., en cuanto caen cuatro gotas.

9 Comments:

Blogger NeoPolus said...

"he tenido la sensación de que hay –dentro del pesar, por supuesto- ciertos matices que no quiero calificar de alegría ni de la manifestación de un ¡por fin! (por fin el gobierno de EEUU, desbordado por las circunstancias, demuestra que no es la potencia que todos pensábamos que era, incluidos ellos)"

Por desgracia no eres la única que capta esa sensación. De todas formas, dejando a parte la malsana alegría fomentada por quizá la envidia; a veces uno se pregunta porqué (parece que) tienen que suceder cosas como estas para que nos demos cuenta de cuantas cosas nos hemos despreocupado en nuestro ‘civilizado’ mundo.
Me sorprendió por ejemplo, el otro día, la imagen de un policía impidiendo –a golpes- que la gente (no voy a decir robase pues he encontrado una descripción mucho mejor:) hiciese “refugee shopping” (compras de refugiado) a la entrada de un supermercado.
Buf! tanta ‘cultura’ tanta tecnología, tanta preocupación por el último jugador de tal equipo de fútbol; y cuando pasan estas cosas hay demasiada confusión (acerca de cómo actuar: hay estaba ese policía protegiendo cosas que se iban a estropear de todas formas; mientras que en otras partes de la ciudad se animaba a que ‘vaciasen’ los supermercados) y gente que se lava las manos.
Me sorprende pues, que no exista un plan “B” para estos casos (el “A” parece ser “sálvese quien pueda”), y no digo dinero, sino simplemente un conocimiento general de que hacer cuando suceden catástrofes (quizá a la japonesa: desde el colegio les enseñan que hacer en caso de terremoto y como huir de forma organizada).
Y es que cada vez (ya van unas cuantas) que ocurre una de estos grandes desastres se ponen a buscar dinero y medios partiendo casi de cero.

Bueno, dejando la (auto)crítica, es bonito saber que sigue habiendo gente optimista, y que se dedican a ver el lado no-malo de las cosas. Por ejemplo (siguiendo el enlace que dabas) se pueden encontrar páginas en las que se habla de lo que se ha salvado, y de cuanta gente se está centrando en preparar ayuda o están esperando (a que baje el agua) para colaborar en la reconstrucción (no de sus casas, sino las de otros).

4:27 p. m.

 
Blogger jacinta said...

hola indah!!
no quería dejar de decirte un par de cositas a propósito de tu post.
Primero que sí, a mí tampoco me gusta que me bombardeen con este tipo de imágenes, si bien es cierto que es necesario estar informado. Particularmente,muy particularmente en este caso no memolesta porque el padre y abuelo de los amores de mi vida (marido e hijitos) vive en new orleans. por suerte, como es un hombre muy inteligente se fue a otro estado directamente. lo que me preocupa es lo que a los que están a salvo les debe preocupar y es cuándo regresarán a sus casa, cuándo podrán volver a trabajar, a continuar con sus vidas, si es que se podrá.

Lo segundo que me corrompe elcorazón con una inagotable tristeza es una nota que vi en la CNN sobre una mujer embarazada que en plena tormenta y tal vez por causa de ella entró en trabajo de parto, pero tenía un hijito de CINCO AÑITOS que estaba con ataque de asma.entonces esta mujer se lanza al río a buscar ayuda y DEJA a su hijito chiquitito solo, SOLO en medio de esa tormenta.como no podía más de los dolores y lasque tuvimos parto normal sabemos que son aberrantes, sesubió a un techo y la rescataron y dio a luz a otro varoncito. pero de su hijito de cinco años NO SUPO NADA MÁS. la madre LLORABA DESCONSOLADAMENTE porque no sabía si volvería a ver asu hijito. ESTO, SEÑORS ME PARTIÓ EN DOS. no puedo dejar de pensar y pensar y pensar en ese pobre chiquito de cinco años solito en medio de lo que fue katrina. UN HORROR!! rezo y rezo por él. y lloro. porque me parte el corazón.

después lo obvio, Bush, andáte de iraq y dejáte de joder.

un beso...
un triste beso de una madre que acompaña a otra que ni siquiera conoce en su dolor.
:(

6:28 p. m.

 
Blogger indah said...

Así es Neo. Yo creo que el plan B es algo que no existe. Nunca existe, siempre hay alguien que dice que hay un plan B, pero.... Y lo que ha ocurrido en Nueva Orleáns no tiene lógica, o yo soy tan torpe que no se la encuentro, quizá porque estamos acostumbrados a este tipo de tragedias en otros continentes: se hunden barcos que cargan tres veces más personas de las que deben de ir. No da tiempo a avisar que se acerca un tsunami, pero, ¿en América? Y estando avisados, aunque la vuelta sea dramática porque nada de lo que tenías esté a salvo, ¿por qué no se han ido? No consigo entenderlo, no consigo entender que esta señora del parlamento de Cataluña y su hijo, y los otros dos matrimonios que, parece ser, están bien -de momento al menos-, no se marcharan. Tampoco que los esfuerzos del gobierno no se hayan empleado a fondo en hacer salir de la ciudad a todo el mundo, y si las personas no tenían medios propios, precisamente a ellos más que a otros deberían haber salvado.

Pero si hay algo que me haya sorprendido, porque no tenía ni idea, es que la ciudad fuera construida varios metros bajo el nivel del mar... eso no me entra en la cabeza. Claro que tampoco me entra en la cabeza la forma en que se construyó Venecia, aunque sea una maravilla, como, me han dicho amigos que han estado, era Nueva Orleáns.


A veces la naturaleza parece vengarse de nosotros.

6:42 p. m.

 
Blogger UMA said...

Sin palabras, acà caen dos gotas y tienen que evacuar, sin tornados y sin recursos, los que no mueren terminan hacinados en escuelas u hospitales...rezo.Me pesa el corazòn.
Un besazo, In.

6:53 p. m.

 
Blogger indah said...

Hola Jacinta. Créeme que estoy contenta por tu familia. Mucho. También a mí me preocupa lo que les ocurre a quienes se han quedado, aunque no entienda porqué razón se han quedado si sabían que era un tornado de grado 5. Y lo que les ocurrirá a quienes se han ido cuando vuelvan y vean que quizá nada de lo que les pertenecía está en pie. Me apena mucho, y me preocupa mucho. Sin embargo no he escuchado ni en la TV ni en la radio que se solicitara ayuda humanitaria, ni que las ONG's españolas que se movilizan a la primera de cambio, lo hayan hecho.

¿Quizá porque ha ocurrido en EEUU? en España el antiamericanismo -menos en adoptar su forma de vida, sus costumbres, sus prendas de vestir, y sus hamburguesas, es casi obligado -salvo que desees que te llamen fascista- A mí me importa un pito que utilicen mal la palabra, sea EEUU o sea India, es una catástrofe de dimensiones incalculables, tanto humanas como materiales. En mi post lo que trataba de hacer era quejarme, amargamente, precisamente de lo que acabo de decir: aún que todos parezcan muy tristes en el fondo, ver al 'gigante' tocado, da la sensación de que les haga sentir un cierto regocijo *que yo no comprendo*, porque el desastre es tremendo.

Tampoco entiendo que se movilice el ministerio de asuntos exteriores y a medio mundo porque una señora que pertenece a la clase política catalana le haya dado la gana de no marcharse cuando se lo dijeron (no tan así como yo lo digo, pero hasta el mismo Ministro deja caer que ... bueno..., se les advirtió), pero claro, hay que sacarlos, ¿crees que me sacarían a mí? Yo no lo creo, ni siquiera les preocuparía que estuviese en N.O.

Y sí, es terrible lo que cuentas, terrible. Por eso a mí me aterrorizan las catástrofes naturales contra las que nada se puede hacer... más que lo que hizo el padre de tu marido, si tienes tiempo, claro.

6:59 p. m.

 
Blogger indah said...

Me parece, uma, que es lo que debemos hacer: rezar, porque una vez ocurrida la catastrofe otra cosa ya... dificilmente sirve.

Ayer entre lo terrible que, a medida que pasan las horas, se comprobaba que era lo ocurrido en Nueva Orlenáns, el aniversario de la matanza de aquellos pobrecillos críos (y varias de las madres) en un colegio ruso, los incendios en la Península Ibérica, lo cansada que llegue, y escuchar la "jatá" de tonterías de dicen con esas boquitas de piñón nuestra ministras y ministros... pufff...

La verdad es que ya no solía tomarme las cosas así, pero, bueno, quizá sea el no haber dormido (me ha dado bastante reacción la segunda dosis de la vacuna antitetánica). Bah, vaya idiotez, como si eso tuviera mucha importancia, y esta mañana al leer la prensa, me he puesto de un mal humor... y ahí está el resultado

En fin: recemos.

7:16 p. m.

 
Blogger jacinta said...

entendí perfectamente lo que quisiste comuicar en tu post, tal ve no pude expresarlo con claridad porque escribo en la cama al lado de mi Oliverio y a veces me distraigo y pierdo el hilo sin darme cuenta.

es verdad lo que decís que hay gente que disfrutó con esa sensación de que a los EEUU le "tocaron el culito", por decirlo así.

y, al igual que vos, TAMPOCO ENTIENDO CÓMO ALGUIEN EN SU SANO JUICIO se quedó al saber que Katrina era de grado 5. NO LO ENTIENDO. ej, el caso que mencionaste; porque además, detesto los "favoritismos" políticos.

otra cosa que me resulta espantoso es esa sensación de haber perdido TODO. TODO. TODO. la identidad, la historia que tienen mucho que ver con las fotos, que son pequeñas muestras de nuestra vida. por ejemplo yo le envié a mi suegro TODAS, TOOOOOOOODAS las fotos de mi Oliverio desde que nació porque él ya estaba viviendo allá cuando Oli llegó al mundo. Y mi suegro se MORÍA de ganas de tener un nieto varón, sin dudar le envié TODAS las fotos. todas. yo no me quedé con ninguna. ahora, ni él ni yo las poseemos y eso me da una sensación de pérdida indescriptible. pero hay más: ropa, siempre tenemos unas prendas favoritas; archivos en la pc; cd's; dvd's; zapatos, qué sé yo, todo eso que forma parte de nuestra cotidianeidad que ellos YA NO TENDRÁN MÁS.

otro besito...
:)

12:55 a. m.

 
Blogger indah said...

"(...)por ejemplo yo le envié a mi suegro TODAS, TOOOOOOOODAS las fotos de mi Oliverio desde que nació porque él ya estaba viviendo allá cuando Oli llegó al mundo. Y mi suegro se MORÍA de ganas de tener un nieto varón, sin dudar le envié TODAS las fotos."

Cuánto, cuánto lo siento. De verdad que sí. Realmente es perder algo muy importante para él y para ti, pero sobre todo, y especialmente, para tu hijo. Si no habéis guardado los negativos o copias en CD si se hicieron con cámara digital, tendrás que emplearte a fondo para contarle cómo era.

Hmm.... no es mucho, ya lo sé, pero, al menos de recién nacido si no las has quitado, yo las vi unas poquitas de Oliverio en tu blog, pero no recuerdo exactamente en qué post ni en qué mes (bueno, supongo que tú lo sabes :).

8:17 a. m.

 
Blogger jacinta said...

gracias indah!! si, las tengo en el mes de julio de mi blog. y sí, algunas fotos de Oliverio las tengo en negativo. el tema es dónde estarán, porque si las tocó mi marido (especialista en perder cosas) ya las doy por perdidas.
por suerte tengo filmaciones de Oliverio que son imperdibles.
un beso...
:)

6:41 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home