lunes, abril 28, 2008

Sortería de amor

Qué soledad en blanco y negro,
y qué apetencia de lágrimas
se me han quedado perdidas en la arena
en esta tarde-noche de domingo.
Junto a ti, cerquita de la mar,
frente al sol que se resiste a naufragar en ella,
y que mientras juega al escondite con las olas,
la acaricia y se mece,
y besa, con un beso color naranja,
las húmedas ondas de su pelo.

Hay sortilegio en esta tarde de domingo:
sortilegio de amor y de caricias.

Y qué hechizo el de tus palabras
que todo lo aquietan cuando llegan,
y hasta parece que se detiene el mundo:
como tú, como yo,
como mi pensamiento que dormita tranquilo,
y sosegado ya, entre tus sueños.

Hasta que el sol, igual que un toro encelado
en el blanco capote de la luna,
responde a la llamada,
y en el apasionado abrazo de la noche
-tan largo como el nuestro-
se funden la mar, la luna, el sol y el cielo.

Sortilegio de amor.
Sortilegio de amor y de caricias. Sortilegios.

indah

2 Comments:

Blogger Carz said...

A veces, apetecemos de las lágrimas cuando el vacío ocupa el lugar del dolor.

Que sean abrazo húmedo de ola, por saladas.

Hermoso poema, indah.

Un beso

2:12 a. m.

 
Blogger indah said...

Sí, a veces apetecemos lágrimas cuando el vacío ocupa el lugar del dolor. O del amor. No hemos sido creados para el vacío, sino para la llenura.

Y también, a veces apetecemos esas lágrimas porque somos incapaces de contener la felicidad.

Y es que, así somos.

Gracias.

indah

1:25 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home