sábado, diciembre 01, 2007

El Secreto (r)





-------- Quiero contarte un secreto que empieza
y nunca acaba, que va y viene, y se va;
quiero contarte que cuando poesía y palabra se alían contra el mundo,
descubren en los surcos que el mar deja en la playa,
hileras de dragones de escamas amarillas;
que, cuando la poesía se une a la palabra,
la luz cae,
se apaga y se consume
nombrando uno por uno el nombre de las cosas
(por eso, un verde más oscuro corona las palmeras)

-------- quiero contarte que entonces se incendia la espalda de
las olas, que llegan las sirenas y secuestran al sol,
-------- que lo oculta tras su daguerrotipo hecho de plata antigua,
y después
(mientras lo llora inconsolable el mar)
lo esconden en los pecios de proa de aquel viejo navío
que surcaba otros Mares en medio de la nada; mas
¿cómo puedo contártelo
si tú no me respondes que acuden en su auxilio
bandadas de cometas -pequeñitas y blancas-
que echan a volar cuando muevo las manos?:

(se suceden naufragios en mis ojos)

pero, poesía y palabra, dueñas del país de mi Nunca Jamás,
me impiden naufragar, y me cuentan que ser feliz,
es
algo muy sencillo: es vivir;
es esperar que vuelvan las sirenas que secuestran al sol,
y ver como mientras lo llora inconsolable el mar,
con un hilo finito se cose y se descose (Penélope marítima)
ojales plateados para abrocharse al cielo,
(o a lo mejor... son botones, o quizá... el horizonte);
es
sentarse
y esperar que regresen
el aire,
las cometas,
y la última ola -la séptima y más bella- que susurra (ahogado, resucitado, ahogado) mi nombre con sus Labios;

es,
esperar que la noche coloque
la luz
en donde debe,
las sombras donde debe,
y el amor...
en su sitio.


indah

2 Comments:

Blogger Joshua Naraim said...

Este poema me conmueve y me emociona: porque tiene voz y alcanza a mis oidos; porque en su día fué un regalo inesperado y agradecido; porque, a veces, cuando la soledad aprieta, lo escucho y me acerca a ti y a tus secretros, y me recuerda que ser feliz es algo muy sencillo: vivir... y, a veces, escucharte.

Un abrazo

9:17 p. m.

 
Blogger indah said...

Hay secretos que no sirven para mucho si no se comparten. Y palabras que en un día frío como el de hoy, suenan cálidas y muy tiernas. Gracias Joshua.

11:57 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home