sábado, abril 29, 2006

Siempre que quieras


©Mario Cruz Leo







Siempre que quieras abrirme el corazón
con esas manos tuyas tan dulces de esperanza
que se proyectan en mí queriendo vivirme largamente
-azules de añoranza-
yo, con mis redes tejidas con caricias,
exenta de tristeza,

para vivir en tus ojos tan abiertos
te cantaré amapolas recién hechas
para que tu corazón se mezcle con mi risa pensativa,
despacio,
tan muriendo, cercana, largamente.

(Me cuesta tanto tenerte a mi lado y no decirte mis cosas.
Es miedo.
Miedo de mi boca.

Y de mi vida.

De sólo pensarte, me estremezco.
¿Por qué?
No lo sé).

Siempre que quieras encontrarte en mis miradas
arañas de relámpagos abiertos a tus ojos,
trenzadas por la noche con la luna,
yo te abriré mis redes de pestañas desdobladas,
tan rectas como cruces, a tu alcance.

Siempre que quieras quedarte solitario entre mis manos,
segadas de esperarte verdemente,
me guardare para ti mi compañía,
para que así me tenga, tuya, toda, y tan completa,
que puedas besarme con tus ojos heridos
por esa luz que cae del cielo a tu secreto.

(Siempre que quieras. Siempre que sientas dentro
la llamada que te hago).

Siempre que quieras tener mi alma entre tus manos, yo,
con mis redes tejidas con caricias, exenta de tristeza por tu risa,
te cantare flores recientes,
como quieres,
para que tu corazón
se mezcle mi risa pensativa y vacilante,
despacio, tan mirándote, cercana, largamente.
Siempre que quieras, siempre que sientas dentro
la llamada que te hago.


indah

10 Comments:

Blogger Carz said...

Precioso poema indah. Pero la palabra SIEMPRE en estos momentos me causa excepticismo: creí en quien me la dijo y resultó que no fue exactamente lo que podría entenderse por siempre, al menos no de forma continuada, aunque con fortuna se prolongue en el tiempo. Creo que, de ahora en adelante, cuando la eschuche la interpretaré como "de momento" o "por un tiempo" claro que uno nunca está seguro de lo que va a sentir en el futuro... mmmm.. ya decía yo que tenía razón.

Un abrazo.

2:38 a. m.

 
Blogger Víctor Manuel Ramos said...

¿Quién podría rechazar una invitación como esa?

5:50 p. m.

 
Blogger indah said...

¿Tú crees que nadie, Víctor? A veces desconocemos el temor que puede producirle al otro cuánto o cómo le amamos. Entonces, por mucho que duela, debemos de ser conscientes de que no podemos pedir pago a cambio. No sería justo. Ni sería amor.

Y ya ves, a pesar de lo que he dicho me has desarmado: ¡gracias! Es curioso (ay, qué boba), no sé si los chicos sentís los mismo. Gracias :)

10:13 p. m.

 
Blogger indah said...

Ninguna persona debería decir *siempre* si no está segura de qué significa. Tampoco se debería decir *te amo* si no se está seguro de qué significa. No es la palabra, ni aquello que define, lo que puede causar escepticismo, tampoco quien la haya dicho -o quien te la haya dicho-, lo que importa es que tú sepas qué significa, y qué significa para ti la persona a quien se lo digas.

Gracias por tu comentario, Carz :) No sé si es un poema precioso, lo que sí sé es que es auténtico.

PD
(Vaya lío que me he organizado con "escepticismo", Dios mío :))

10:20 p. m.

 
Blogger Carz said...

Las palabras son nocivas y más si se escriben mal :-)

Hoy abjuro de mi "exepticismo"... era verdadero dolor lo que existía que puede interpretarse de otras maneras por la óptica del dolor propio. Rectificar es de sabios y, aunque yo no lo sea, rectifico.
Un abrazo

2:05 a. m.

 
Blogger UMA said...

Buè, yo soy una escèptica...
Y si Indah no te va a execrar por el "excepticismo", Carz, ya te hallas exento con la excusa y te eximes:)

Hago extensivo mi abrazo.
Y huyo extramuros:)

3:21 a. m.

 
Blogger indah said...

Cuando "Bi.a" apareció, aunque inofensivo, llamó la atención de Linux Tovar (el creador de Linux) quien lo examinó para conocer su alcance. Curiosamente, Tovar descubrió que un error del núcleo de su sistema operativo era lo que impedía que se ejecutara correctamente. Alertado por virus corrigió el fallo del sistema. Ahora el núcleo funciona correctamente. A cambio, el virus puede infectarlo.

Mi PD era consecuencia de haber tenido que borrar la primera respuesta. Yo había escrito: " execpticismo" :))) Ni me había fijado que tú también lo habías escrito medio mal. En fin...

Ya, ya sé que era innecesario -y la respuesta hubiera sido más corta- contar lo del "Bi.a". Pero es que una es así. Cada uno somos dueños de nuestro propio S.O. Y me temo que cuesta bastante llegar a tener uno propio y medio decente.

Ah, y las palabras -por sí mismas- no son nocivas, sólo si son capaces de infectar nuestros "ejecutables", o lo que sería peor, si las utilizara un criptovirus, palabra que como bien sabes define la teoría desarrollada por los hermanos Adam y Moti Young, que aunaba la virología y el cifrado. Por desgracia ha dejado de ser una hipótesis y aunque aún poco dañino, la semana pasada apareció CryZip (o Zippo) que no destruye documentos, sino que los cifra, y los hace inaccesibles. Sí, sí: nos los devuelve a cambio de un rescate.

No es mal comienzo para una historia.

10:29 a. m.

 
Blogger indah said...

No, uma, no le voy a execrar por su escepticismo :)

Ah, cachis, has sido una niña traviesa, ¿eh? Eso me hace pensar que Catalina está ya bien del todo, y me alegra.

10:33 a. m.

 
Blogger UMA said...

Si, Indah, Caty està mucho mejor...
Igual soy traviesa por lo general, aunque a veces ande con la guardia baja:)

La frase a la que se refiere el señor Carz es "Las palabras son nocivas para el sentido secreto de las cosas; todo cambia ligeramente cuando lo expresamos, nos parece un poco deformado, un poco necio...; sì, y esto tambièn es muy bueno y me agrada mucho: tambièn estoy de acuerdo en que lo que constituye el tesoro y la sabidurìa de un ser humano ha de sonar siempre un poco necio a oídos de otros..."
-Hesse-

Besitos, nè

1:29 p. m.

 
Anonymous Anónimo said...

Palabras ¿que significan? ¡tenemos tan pocas! que a lo mejor, de tanto repetirlas las gastamos y luego cuando de verdad las necesitamos, no las sentimos vivas,están tan manoseadas.

Siempre, es hoy y ahora, siempre es lo que dura la mañana, en que tu rubia melena me acarició la piel.

Siempre estarás en mi, aunque la barca del marinero te lleve lejos. Siempre que te necesito te encuentro. Te busco dentro de mi.

Siempre, es solo una palabra.

Un beso y una flor

1:18 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home