jueves, agosto 11, 2005

Cuando olvido




este cansancio de mí

-----------reconstruyo, estuco azul y oro,

mi memoria de entender, de entenderte,

y me arropo los ojos con tus ojos;

y dejo de vagar como sin rumbo

(es vasta la lejanía del azar, y se bifurca)

corrigiendo a la Noche tu recuerdo,

y me canto, bajito, para ahuyentar el miedo:

arribo, Norte, Sur, Este y Oeste de tu alma,

a la liturgia de tu horizontal forma de ser.


(Todos tus puertos llevan mi nombre).



indah

2 Comments:

Blogger UMA said...

Reconstruyo,
entender,
entenderte,
corrigiendo,
cantando,
ahuyentando,
y me viene Alfonsina:
"Calada el alma...el corazòn partido,
suelto tus alas...ve...pero te espero.
Còmo traeràs el corazòn, viajero?
Tendrè piedad de un corazòn vencido.

Para que tanta sed bebiendo cures
hay numerosas sendas para tì...
pero se hace de noche; no te apures...
Todas traen a mì."

Gracias, leerte, siempre es un placer;)
Un abrazo.

7:35 p. m.

 
Blogger indah said...

Dios mío, mi querida uma, lees mis gerundios y la recuerdas:

Mis gerundios
mis tardes.
Alfonsina
tu mar,
su mar
mi mar:
Alfonsina.
mis tardes.
mis gerundios.

Casi capicua :)

Gracias. Admiro mucho la poesía de Alfonsina Storni, aunque, si bien nada puede hacerse ya, me angustie aquella su fragilidad que en tantos momentos afloraba a sus poemas. Creo que me ocurre igual con los poemas de Alejandra Pizarnik.

O quizá sea el día :)

Gracias, né.

9:51 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home