sábado, mayo 14, 2005

Barcos de papel

Mis pensamientos han declarado la guerra a las palabras. Éstas,
como rebaños trashumantes en busca de pastos de papel,
recorren un territorio que se niega a declararse vencido, a ser
su prisionero, a dejarse escribir, en definitiva: a levantar
bandera blanca. En espera de una tregua dejo que mis ojos
recorran espacios de un mundo aún no nacido; adopto la posición
del silencio, de la neutralidad; no quiero mezclarme en sus
batallas y, sin ningún remordimiento, los abandono a su suerte
de náufragos.

Pensamientos náufragos en busca de un barco de papel. Porque
no seré yo, por más que ellos lo intenten, por más que me acusen
y señalen como la eterna princesa prometida, la que espera
bordando ausencias en poemas que jamás llegan (llegarán, seguro,
cuando me olvides) su juez ni su verdugo. Yo sé que ahí, en ese
punto, está la diferencia: mis versos serán auténticos, serán míos,
serán tuyos, cuando alguna de las partes recupere la cordura.

Mientras tanto, con los dedos cuento los segundos.


indah

6 Comments:

Blogger UMA said...

HOY ESTAS MAS TANGIBLE, MAS CERCANA,SERÀ QUE AUNQUE NO QUIERAS ESOS PENSAMIENTOS NAUFRAGOS SE POSAN EN BARCOS DE PAPEL A LA DERIVA, HOY ESOS BARCOS DANZAN, YO LOS RECOJO...Y PUEDO VERTE.
MAS INDHA,MAS VULNERABLE.
UN SALUDO DE QUIEN GOZA DE TUS PENSAMIENTOS HECHOS PALABRAS HECHOS VERSOS HECHOS TUYOS Y AHORA UN POCO MIOS.

11:40 p. m.

 
Blogger Carz said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

1:55 a. m.

 
Blogger Carz said...

Navegas

Navegas en tiempo de resaca
cuando baja la marea y el viento
se ha perdido entre tu pelo.

Navegas y enarbolas los segundos
para intentar henchir tus velas en jirones;
tan sólo el fuego de san Telmo
te alumbra cada milla que recorres
y que te aleja cada vez más de la sonrisa
-no la risa que provoca una ocurrencia
sino la mutación del arco de tu boca
que, en su centro,
se rinda ante el peso de otros ojos-

Navegas, y has proscrito los papeles,
en un intento estéril de negarle la memoria
a lo que sientes si no te sirve de consuelo.

Es un intento vano el de de rendirte
porque el claudicar te lleva al sueño.

Carz

1:57 a. m.

 
Blogger indah said...

Gracias uma :) Me alegra estar más cercana y también de que recojas esos barquitos de papel. Ya sabes, dice joshua que nunca debemos pisar ninguno -esté en el charco que esté-. Y tiene razón. Yo, una vez quise sacar un velero (no es de papel, claro :) que 'vive' dentro de una botella, pero un amigo me dijo que no lo hiciese nunca ni con el mío ni con ningún otro que viera, aunque no fuera como el mío que lleva mi nombre, pues los marinos y marineros –nuestros viejos lobo de mar- invierten muchas horas de su vida en conseguir que sus barquitos se sientan a gusto dentro de una botella y se animen a seguir surcando mares -aunque sean de plastilina-. Siempre, cuando lo miro, recuerdo sus palabras :)

12:54 p. m.

 
Blogger indah said...

Jo. Gracias, carz.

Si es que leer cosas así y pensar que un texto mío ha podido ser "el culpable" de inspirarte ese poema, me emociona. Cachis, y no sé qué decir porque "gracias", ¡una palabra tan importante!, siempre se me queda cortita. Siempre

1:00 p. m.

 
Blogger indah said...

Uis, ¡qué boba soy! Dios mío, tenía que haber puesto "dice joshua en su blog" y me he saltado el blog :)) Quien dice que no hay que pisarlos si los vemos en una bocacalle (ni en los charcos, añado yo), es Eduardo Battaglia. Y la verdad es que me ha soprendido.

1:17 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home