viernes, abril 22, 2005

He cambiado de opinión

Pues sí. Y he cambiado por una razón importante. Me ha emocionado la bienvenida de mi amigo Joshua Narim said (said es una palabra inglesa, no su apellido. Ya, ya sé que casi todo el mundo sabe que significa «dice». Dudo que ese 'dice' salga entre comillas de las que yo considero bonitas, así que voy a ver el Preview. Un segundo. Pues en el previo se ven bien, luego ¡a saber!; esto es toda una aventura :)

Gracias Joshua, por darme esa «Bienvenida a no sé dónde... es un placer encontrarte. Bicos.» Y conste en este segundo ¿mensaje? - bueno, como se llame- que tú, sólo tú, eres el culpable de que te esté dando las gracias. Si bien, ¿quién podría resistirse a hacerlo? Yo no. Soy mujer y por ello, desde lo más profundo de mi ser de mujer, aunque yo intente evitarlo, la coquetería asoma sus largas pestañas tratando de saber qué demonios estoy diciendo de ella (y es que, creo, funciona desde siempre siguiendo su propio instinto o como los gramófonos antiguos a los que había que poner en 'marcha' a golpe de manivela- pero no sabe leer :) Tiene suerte. No siente miedo. Y aunque desconoce el lugar, se abre paso tranquilamente. Así es ella.

Y ahora, la magia.... pulso en el botoncito naranja ... ¿y?


Eso es todo por hoy, amigos.


2 Comments:

Blogger Joshua Naraim said...

Hubo un tiempo en que adornaba mi nombre con un "alias" el "Mago de la Montaña", cuando comprendí que en todos nosotros existe un mago que lo ve y lo sabe todo. El poder del mago está en su capacidad de causar transformaciones: de transformar el miedo en gozo, la fustración en satisfación, lo limitado por el tiempo en intemporal, en fin, el mago te lleva más allá de las limitaciones hacia lo ilimitado. También ese mago o maga, existe en ti, Indah, y como buscadora lo vas percibiendo. Los buscadores, a pesar de las apariencias, nunca se pierden, porque el espíritu siempre le esta haciendo señas. La gente corriente llama a estas señas "coincidencias", pero los magos no creen en las coincidencias; todo lo que acontece existe para revelar otra capa del alma. El espíritu quiere conocerte y para aceptar su invitación, tienes que estar indefensa. Cuando busques empieza en tu corazón: la cueva del corazón es el hogar de la verdad.

1:46 p. m.

 
Blogger indah said...

Gracias, Joshua. Muchas. Trataré de que no se me olvide. Si ocurriera, y alguna vez llamo a esas cositas 'coincidencias', estoy segura que de inmediato releeré tu comentario :)

11:04 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home